Ir al contenido principal

Comunicación digital, sus retos y exigencias



Web, un tema que ha sido como un abanico para nuestras generaciones, hoy revisaba mi primera cuenta de correo electrónico, allá por el año 2000, y veía como hace apenas 15 años nos estábamos llenando el correo de presentaciones de Power Point que hacían los "pioneros" del marketing por correo electrónico.

Más de 200 presentaciones de crecimiento personal, de allí hemos evolucionado a nuestra presencia en ausencia, ya no necesitamos estar en nuestro correo, colocamos todo en el cloud, compartimos lo etéreo de lo etéreo.

En estos días con gusto leía a mi querido profesor Max Römer en su blog con este interesante artículo y luego de leer algunas ideas de profesionales dedicados a la comunicación digital como Pedro Rojas decidí hacer estos apuntes.

De Römer quiero citar para seguir construyendo mis ideas esta parte de su texto: Políticos y empresarios deben tener en cuenta la iconicidad de aquellos elementos sígnicos que acompañan a sus actos. No se tratan las comunicaciones de adecuarse al gusto o la ideología de quien lleve adelante las gestiones de un ente público o privado, sino de atinar con los mensajes de acuerdo a un imaginario, a un uso de los signos como base para una buena comunicación.

Me sirve lo expresado por el profesor para hablar sobre la comunicación digital, y la importancia de mantener la relación con lo representado en cada una de nuestras "presencias digitales", no podemos olvidar que, aunque el aparataje nos aleje de lo que conocemos como medios tradicionales, lo que hacemos en el espacio digital también es comunicación

Debemos mantener una rigurosa metodología de lo que hacemos en comunicación, ya en otros post hablaremos de como no castrar la creatividad con una exageración de la metodología, pero lo importante es saber que tenemos que tener en cuenta las relaciones que hacen las personas con los objetos reales, aunque estemos comunicando "en el cloud". 

La suerte de esta profesión está en la preparación. La educación para la comunicación debe ser un pendiente resuelto para los que queremos estar en el ámbito digital haciendo algo tan delicado como hermoso, el comunicar.

Las cuentas en las redes sociales, tanto profesionales como personales y de nuestros clientes no pueden llevarse "porque sí" un poco anclando el artículo de Römer nuevamente a esta realidad digital, debemos comunicar en nuestras cuentas pensando en las relaciones que nuestros consumidores digitales van a establecer con lo que estamos diciendo.

Acá  parafraseo un poco a Pedro Rojas, y señalo que no podemos querer gestionar con éxito grandes temas de comunicación si los más personales y elementales nos cuestan en demasía. Y la evaluación para un acuerdo comercial siempre será sobre la base de nuestras capacidades, y no sobre nuestras experiencias.

Si una empresa te contrata por lo que lograste con otra en cuanto a la comunicación digital entonces estamos de entrada teniendo serios problemas, porque no es igual lo que representa una a lo que querrá representar otra para el consumidor digital.  

Un cliente, una empresa nos busca por lo que podemos aportar personalmente como valor a la construcción de su comunicación digital.

Las dos preguntas claves que propongo para saber si estamos haciendo el ejercicio correcto para una buena comunicación en la Web es ¿Qué queremos que el otro entienda/ haga/ logre después de mi comunicación digital? y la otra ¿Qué obtengo como respuesta de lo que he comunicado? 

Aunque ninguna de estas preguntas son el total de lo que tenemos que evaluar, por ejemplo deberíamos saber si lo conseguido impactó de forma positiva o negativa la presencia en las redes, entre otros aspectos.

Entradas populares de este blog

La comunicación digital está dejando en evidencia nuestras peores miserias

"Mi ojo RGB", ver el mundo a través de los medios
Tengo días tratando de aglomerar algunos argumentos y evidencias que sustenten la hipótesis que da título a este post. El contenido tóxico que abunda en las redes sociales, los bulos, las campañas orientadas a desinformar, el bullying, la publicidad invasiva, los juicios ligeros de valor. Todo junto al mismo tiempo en un timeline, estaba provocando que tirase del teclado (no ya de la pluma y la tinta) y comenzara a teclear algunas ideas, para mí y para los que quieran leerme, sobre la comunicación convulsa del Siglo XXI.
No había encontrado algún hecho que pudiera darme el hilo conductor, ni siquiera los desmanes informativos con el huracán Irma me daban el impulso suficiente para hacer registro de mis ideas.
Y entonces pasó…
Camino de mi casa a la oficina luego de almorzar, tomo el metro, un miércoles cualquiera en un metro de una gran ciudad europea con gente de múltiples culturas usando todos sus móviles.
No, este tampoco …

Un preso se quiere fugar en Barcelona y es transmitido en vivo por Facebook

Mientras escribo este post; un hecho que quedará en mi memoria, y que se presta para analizar la evolución de la tecnología, el uso de la comunicación y la evolución social se presenta en Barcelona.
Un hombre, en condición de reo, recluso, pagando una pena logra moverse de su celda e intentar fugarse en la Model de Barcelona, una prisión roída por el tiempo, olvidada por la moda de la Barcelona bonita, esa de los turistas.
El hombre llega al techo, y al querer escapar se encuentra con: un piquete policial, y otro piquete de cámaras, entre la que se incluye la de un medio. La Vanguardia, que sin quererlo hace algo insólito y novedoso, transmite en directo por Facebook la primera fuga fallida de una cárcel en España.
Los comentarios en directo de los usuarios en Facebook dan para hacer otro post. Hay en abundancia los irónicos que indican que es mejor que se quede adentro, que tiene comida, que afuera hay sueltos más ladrones y asesinos.
Otros que no dejan de ver la tragedia humana com…

Ese peligroso, extraño pero fascinante mundo de las redes sociales

Estar en Facebook, tener cuenta en Twitter, un perfil profesional en LinkedIn o escuchar música el fin de semana desde Spotify o Youtube son condiciones a las que estamos expuestos cada vez con mayor frecuencia y regularidad. Pero hay que tomar en cuenta que hace apenas 15 años esto no era así.

La bandera de las redes sociales que ondea en el pabellón de la innovación tiene la presencia de apenas un adolescente. 15 años son muchos para hablar sobre algo novedoso, pero son pocos para poder entender cómo han cambiado nuestra forma de vivir y entender nuestro entorno.
Para empezar a darle algunas vueltas al ovillo de las redes sociales, hay que entender que no son una innovación. Resulta ridículo que diga esto a estas alturas. Pero las redes sociales no están innovando. Son el resultado de mezclar estrategias de marketing, sociología, intuición para los negocios y tecnología. Pero su fórmula no representa ninguna gran invención.
No así lo que sucede dentro de ellas, y a su alrededor. Qu…