Ir al contenido principal

Un ejercicio de conexión



Vivimos una nueva realidad como humanidad, creemos que la tecnología, bandera que hemos asumido para resolver todos nuestros problemas, desde las patologías hasta la muerte, viene a devolvernos el terreno que hemos perdido como seres de este planeta.

En gran medida, hemos vaciado de significado en nuestros discursos, desarticulado lo moral, lo valorado de la realidad. Y ahora le pedimos a nuestra mente que invente nuevas realidades ampliadas, y virtuales donde se perciba lo ideal como real.

Estamos, nuevamente, sometidos a nosotros mismos a través de la tecnología, como hace un par de siglo a la revolución de las máquinas.

Seguro todo no es tan malo, que nos podamos leer en este blog es parte de esa sumisión a nuestra inmensa capacidad de crear.

Pero hay que marcar límites, hasta donde puede ser útil la tecnología y cuáles son realmente sus efectos en nuestra vida.

Te propongo este ejercicio:

Imagina en este momento, mientras me lees, que todos los servidores de Facebook han sido calcinados, no hay nada. Facebook dejó de existir. No volverás a ver la F y el color azul en mucho tiempo, no hay respaldo de tu perfil, de tus fotos, ni de tus "amigos".

¿Qué es lo primero que imaginas?

¿Realmente perdiste algo?, ¿Con qué escenario de vida te encontrarías?

Yo hice el ejercicio y te comparto mi resultado. Realmente Facebook te dice que tienes "amigos", pero ellos no lo son, y no es su culpa, ni la tuya. Estas personas que tienes en Facebook, casi el 80% de ellas fueron alguna vez personas que estuvieron relacionadas contigo por algún motivo, compartieron un grupo con un objetivo puntual, se conocieron en un lugar específico y tiempo limitado. Y son parte de tu HISTORIA, y tu de la de ellos.

No significa esto que esas personas estén al tanto de tu vida, ni siquiera que recuerden tu cumpleaños (aunque algunos por cortesía y aprecio te manden felicitaciones gracias a que la red les recuerda). Y esto no quiere decir que esas personas sean falsas, ni hipócritas.

Esas personas fueron importantes, en la vida antes de Facebook sería simplemente un recuerdo distante, no tendrías ni teléfono, y si acaso correo con un 25% de ellas, a las que escribirías un par de mails al año. Hasta que se perdiera el contacto.

No sabrías que hace esa chica que era hermosa y esbelta en el colegio y ahora es madre con panza, o aquella que era la más fea y ahora es modelo de revistas. No verías sus viajes, ni te enterarías de sus matrimonios, operaciones, logros y pérdidas.

Sucederían encuentros extraordinarios, y pasarían cosas extraordinarias que ayudarían a que valoraras más a aquellas personas que se esforzaran en mantener el contacto. Esos que llamaríamos de verdad, amigos.

Porque la gran pérdida de la existencia en Facebook es el verdadero valor del significado de la palabra amigo, que nos ocasiona el uso de la red.

Feliz semana,


Entradas populares de este blog

La comunicación digital está dejando en evidencia nuestras peores miserias

"Mi ojo RGB", ver el mundo a través de los medios
Tengo días tratando de aglomerar algunos argumentos y evidencias que sustenten la hipótesis que da título a este post. El contenido tóxico que abunda en las redes sociales, los bulos, las campañas orientadas a desinformar, el bullying, la publicidad invasiva, los juicios ligeros de valor. Todo junto al mismo tiempo en un timeline, estaba provocando que tirase del teclado (no ya de la pluma y la tinta) y comenzara a teclear algunas ideas, para mí y para los que quieran leerme, sobre la comunicación convulsa del Siglo XXI.
No había encontrado algún hecho que pudiera darme el hilo conductor, ni siquiera los desmanes informativos con el huracán Irma me daban el impulso suficiente para hacer registro de mis ideas.
Y entonces pasó…
Camino de mi casa a la oficina luego de almorzar, tomo el metro, un miércoles cualquiera en un metro de una gran ciudad europea con gente de múltiples culturas usando todos sus móviles.
No, este tampoco …

¿Mentir sobre la mentira? Un ejercicio de comunicación

El maestro Umberto Eco ya avanzó el concepto de la circularidad sobre las ideas de Pierce, para darle sentido al título de mi entrada, aquél que está ligado con la capacidad de que un signo explique a otro signo, en un desplazamiento continuo de la significación, en un ejercicio que me fascinó desde que lo descubrí en mis años como universitario.
[..] Las unidades culturales se explican a través de entidades semióticas. Existe una circularidad, que es condición normal para el proceso de significación y esto permite que los signos se puedan usar para referirse a cosas” (Eco, Tratado de semiótica general, 1976)
¿Puede la redundancia de un signo dar origen a otro nuevo?
Toda esta reflexión se debe a una discusión muy testaruda con un apasionado semiótico del cine en la que, aunque pobre y desvalido frente a su capacidad, no podía dejarme vencer sin por lo menos haber marcado un tanto.
El reto era el siguiente, decir si es posible de explicar con sentido que alguien mienta sobre la mentira, y…

Un preso se quiere fugar en Barcelona y es transmitido en vivo por Facebook

Mientras escribo este post; un hecho que quedará en mi memoria, y que se presta para analizar la evolución de la tecnología, el uso de la comunicación y la evolución social se presenta en Barcelona.
Un hombre, en condición de reo, recluso, pagando una pena logra moverse de su celda e intentar fugarse en la Model de Barcelona, una prisión roída por el tiempo, olvidada por la moda de la Barcelona bonita, esa de los turistas.
El hombre llega al techo, y al querer escapar se encuentra con: un piquete policial, y otro piquete de cámaras, entre la que se incluye la de un medio. La Vanguardia, que sin quererlo hace algo insólito y novedoso, transmite en directo por Facebook la primera fuga fallida de una cárcel en España.
Los comentarios en directo de los usuarios en Facebook dan para hacer otro post. Hay en abundancia los irónicos que indican que es mejor que se quede adentro, que tiene comida, que afuera hay sueltos más ladrones y asesinos.
Otros que no dejan de ver la tragedia humana com…